Barba: los mejores cuidados

De repente te has puesto manos a la obra: te has pasado media hora en el baño, le has puesto todo tu empeño… Y algo es cierto: ¡ahora tu barba es presentable!
¿Pero cómo cuidarla sin tanta complicación?

au-poil

El secreto para no dedicarle demasiado tiempo es la re-gu-la-ri-dad. Si no le prestas atención, la barba se te transformará bastante rápido en un gran revoltijo descuidado.

Así pues, más o menos cada dos días haz balance de la situación delante del espejo. Con el peine y el cortapelos eléctrico —mejor si es un barbero— en mano, examínala con tranquilidad, péinala con delicadeza, córtala con finura… ¡cinco minutos son más que suficientes!

Lo que marca la diferencia es cuidarla regularmente. Y para un mejor resultado, no dudes en hidratarte la piel – y el pelo – utilizando una crema hidratante diariamente.

¿Estás seguro de tener el cortapelos o la maquinilla eléctrica ideal?